Presidencia de Agustín Pedro Justo (1932-1938)

Duracion de su mandato: 20 de Febrero de 1932-20 de febrero de 1938

Vicepresidente :Julio Argentino Pascual Roca (hijo)

Predecesor: Jose Felix Uriburu

Sucesor : Roberto Ortiz

Agustin P Justo asumió como Presidente el 20 de febrero de 1932. Debido a la proscripción del radicalismo y el uso abierto de la represión y el fraude electoral.

Asume en medio de una gran crisis a nivel mundial, con caída de las exportaciones, escasez de dinero, desocupación y falta de inversión. Las grandes potencias entraban en un programa extremadamente proteccionista, con el fin de salvar sus industrias y su comercio. La oligarquía ganadera argentina veía desplomarse los precios y las exportaciones de carnes, por eso no dudó un momento y decidió entregar el país a manos de los ingleses, con tal de salvar su estilo de vida y su derroche.

PACTO ROCA-RUNCIMAN 

En julio de 1932 Inglaterra instrumenta sus políticas proteccionistas a gran escala. Y así, reunidos en Ottawa los representantes, deciden gravar con altos impuestos a los productos extranjeros y a toda producción que viniera de fuera de los límites del Imperio (ésta política se aplicaría no solo en la Isla, sino en todas las colonias británicas). Con este plan, los países que mantenían comercio con Inglaterra en calidad de proveedores de materias primas, pasarían a un segundo plano y verían reducidas sus ventas. De igual manera, Australia y Canadá decidieron proteger su producción y venta de carnes (y su trigo). Argentina sentiría el impacto de estas decisiones. Fue así que el vicepresidente Julio A. Roca (hijo) viajó a Inglaterra para cerrar un acuerdo comercial que le daba aire a la oligarquía ganadera a cambio de entregar la soberanía económica del país. La comitiva argentina se completaba con “representantes” de nuestro país que en realidad eran empleados de las grandes compañías inglesas (ferrocarriles, bancos, etc.). El tratado contemplaba el mantenimiento de la cuota de carne (es decir: la cantidad de carne que Inglaterra compraría a Argentina), pero entregaba el manejo financiero y el crédito a manos inglesas.


Las trampas electorales recibirían el nombre de “fraude patriótico”, porque evitaba la llegada de los  radicales al poder, tal el caradurismo de los conservadores y sus socios, que disfrazaban de patriotismo una corrupción anti democrática. El fraude tenía sus variantes. Por un lado estaba el viejo recurso de apretar a los votantes que se sabían que eran adversarios de los conservadores. Esto se hacía en plena calle o en cercanías de las mesas, revólver en mano. Pero había otro método: cambiar los votos. Esto se hacía en el correo central, que era adonde iban las urnas. Allí los empleados sacaban los votos de las urnas y los reemplazaban por boletas de los conservadores. Falta mencionar el “acaparamiento de libretas”. Los patrones de estancia les quitaban sus libretas de enrolamiento a los peones y empleados del campo, se los llevaban y hacían firmar en las mesas electorales, todos esos votos iban para los conservadores. De allí viene el famoso “ya votaste”, cuando alguien se presentaba a votar y se le comunicaba que su voto ya había sido emitido por él.

En 1935 un grupo de radicales yrigoyenistas decidió oponerse al fraude, naciendo entonces F.O.R.J.A(Fuerza de Orientacion Radical para la Joven Argentina), quienes dieron batalla al régimen, impugnando sus políticas entreguistas, sus fraudes y denunciando su corrupción y su entrega ante el imperialismo.

La Concordancia les opuso la candidatura del radical antipersonalista Roberto M. Ortiz y el conservador Ramon Castillo . En septiembre se realizaron las elecciones, en las que hubo incidentes con muertos y heridos, así como la intervención policial contra los fiscales de la oposición, fueron frecuentes; varias provincias estaban intervenidas, entre ellas Catamarca, al frente de la cual Justo había colocado al ultranacionalista y filonazi Gustavo Martinez  Zuviria. Aún así, la victoria fue para los radicales en la ciudad de Buenos Aires, Córdoba, La Rioja y Tucumán, pero las cruciales provincias de Buenos Aires, Santa Fe y Mendoza quedaron en manos de la Concordancia, que finalmente consagró a Ortiz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s